Lo que andaba buscando

Lo que andaba buscando era algo que solo él sabía, hasta que te llevaba a su casa y bajaba las persianas. Calzoncillos en los tobillos y su cabeza pegada a mi vientre. Joder, sí. No había un plan B, aquello era lo que era. Un éxtasis eléctrico. Sabía que si me metía un dedo en el ojete en el momento oportuno su recompensa llegaría bajo la forma de incontrolables oleadas blancas, mi cuerpo tenso como una cuerda de guitarra, la promesa de algo inminente, no desaprovecharía ni una gota. Se relamería satisfecho y su mirada franca me diría que, una vez más, había encontrado lo que andaba buscando.

Más microrrelatos

Novelas de osos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s