Absolutamente nada

Los pantalones de pana le sentaban de miedo, su culo pesado y rollizo me transmitió esa idea de solidez que siempre ando buscando. Era un señor y ya no estaba para tonterías, podías verlo en su cara; sus ojos cansados habían visto demasiadas cosas, nada podía sorprenderle. Clavé mi mirada en la suya de un modo franco, poco más se podía añadir. Nos quedamos así, saboreando nuestro deseo mutuo durante demasiado tiempo, lo supimos cuando el metro se detuvo abruptamente y la fealdad que nos rodeaba volvió a tomar forma. Se bajó en aquella parada sin volver la vista atrás, pude haberle seguido pero a los dos nos pareció más elegante dejarlo allí. Nada podría estropearlo. Absolutamente nada.

Más microrrelatos

Novelas de osos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s