¿Cómo de intenso?

Josh McKenna ©

Me dijo que era heterosexual y que no pensaba cambiarse. Él no pensaba cambiarse, ¿vale? Miré sus labios carnosos y sus mofletes sonrosados de lechón. Lo había visto desnudo en los vestuarios. Tenía unas nalgas suaves del color de la inocencia y un ojete rosa sin usar. Hice un gran globo de chicle a modo de respuesta. Cuando explotó sobre mi frondoso mostacho recuperé virutas de fresa ácida con mi lengua y me las llevé a la boca. Quiero follarte, le dije sin pestañear. Sus tersas mejillas enrojecieron un poco más y el rubor desencadenó una pregunta. ¿Duele? Su expresión era la de haber mordido una almendra amarga. Yo seguía mascando el chicle y le respondí: no lo mires por ese lado, digamos que será intenso. La electricidad entre nosotros aumentó cincuenta voltios y elevó la temperatura. Cuando me preguntó ‘¿y cómo de intenso?’ yo ya sabía que lo tenía en el bote.

Más microrrelatos

Novelas de osos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s