Armistead Maupin y la eclosión de lo Bear

Armistead Maupin en su hábitat natural, años 80 (Getty Images)

En el año 2000, el escritor Armistead Maupin (Washington, 1944) publicó su novela “El oyente nocturno” (The Night Listener), una intriga con muchos componentes autobiográficos en la que ofrece de modo indirecto el retrato de un San Francisco en plena eclosión de lo Bear. A Armistead lo conocemos sobradamente por su recomendable serie de novelas urbanas “Historias de San Francisco” y ostenta el título del mayor cronista gay que haya conocido la ciudad. A todo esto, hoy vuelve a estar de actualidad porque Netflix acaba de estrenar una nueva adaptación televisiva de dicha serie.

Foto: Alan Charlesworth

Os dejo con un fragmento extraído de “El oyente nocturno” en el que su alter ego, el escritor Gabriel Noone, relata desde el punto de vista del veterano de la vieja escuela —y de un modo entre irónico y fascinado— lo que supuso la aparición de la subcultura Bear en la ciudad embrionaria del movimiento. 

«La acera del Pasqua hervía de osos con barba y tirantes que en otros tiempos habrían sido calificados de gordos. Aunque tenían por costumbre reunirse aquí —¿en qué? ¿manadas?—, esa mañana la presencia de hombres velludos era especialmente patente. ¿Había una convención en la ciudad?, me pregunté, ¿una migración masiva del interior? En la cafetería se oía un murmullo claramente tribal, el mismo que se escucha en un avión cuando todos los pasajeros, salvo tú, se dirigen al mismo partido de béisbol. 

Hice cola detrás de un trío de osos grises y me llevé mi emparedado de pesto y pavo a una mesa apartada, donde medité sobre mi identidad. Con mis casi noventa kilos, sabía que podía aspirar a ingresar en Osolandia. ¿Qué se sentía al abandonar el gimnasio, decir sí a los bollos de crema, comprar un peto holgado y aprender a erotizar la grasa? En principio, los osos no eran prisioneros de las apariencias. Me gustaba esa idea y la idea de resucitar la democracia carnal de antaño, cuando los esteroides y las orgías todavía no habían empujado a tantos hombres a desear un cuerpo con músculos a punto de reventar». 

(El oyente nocturno, Armistead Maupin, Plaza&Janés, pág. 113)

Tirantes

Llevaba tirantes y eso puntuaba doble, su barriga era desafiante y casi geométrica. Sentí el deseo de recostar mi cansada cabeza sobre ella. Todo en él me hablaba de armonía, mullidez y sexo del bueno. Una caída de ojos, un encogimiento de hombros y unos antebrazos peludos tostados por el sol. Al pasar por la estrechez del pasillo del tren, mi hermosa polla rozó su muslo y adquirió la contundencia de la certeza de un modo inmediato. Él me miró con aquellos ojos del color del océano y yo me quedé hechizado por la magia del momento. Ah, la certeza, otra vez había tropezado con ella.

Más microrrelatos

Novelas de osos

Puntos de venta Palabra de Oso

Librería Grant – Madrid

He actualizado la relación de puntos de venta donde podéis encontrar mis novelas. Para todos aquellos que viváis en España debéis saber que las librerías físicas aquí reseñadas realizan envíos en todo el territorio. Para el resto del planeta, recordad que podéis conseguirlos a través de las tiendas Apple y Amazon.

LIBRERÍAS FÍSICAS

GRANT LIBRERÍA – Madrid – Miguel Servet, 21

BERKANAMadrid – Hortaleza, 62

A DIFFERENT LIFEMadrid – Pelayo, 30

CÓMPLICESBarcelona – Cervantes, 4

ANTINOUS –  Barcelona – Casanova, 72

EN FORMATO DIGITAL (Apple)

tumblr_inline_mupki8PtA61rln9w6

EN PAPEL Y EN DIGITAL

tumblr_inline_mn3spyuoUo1rln9w6
tumblr_inline_mn3so2YVnK1rln9w6

¿Cómo de intenso?

Josh McKenna ©

Me dijo que era heterosexual y que no pensaba cambiarse. Él no pensaba cambiarse, ¿vale? Miré sus labios carnosos y sus mofletes sonrosados de lechón. Lo había visto desnudo en los vestuarios. Tenía unas nalgas suaves del color de la inocencia y un ojete rosa sin usar. Hice un gran globo de chicle a modo de respuesta. Cuando explotó sobre mi frondoso mostacho recuperé virutas de fresa ácida con mi lengua y me las llevé a la boca. Quiero follarte, le dije sin pestañear. Sus tersas mejillas enrojecieron un poco más y el rubor desencadenó una pregunta. ¿Duele? Su expresión era la de haber mordido una almendra amarga. Yo seguía mascando el chicle y le respondí: no lo mires por ese lado, digamos que será intenso. La electricidad entre nosotros aumentó cincuenta voltios y elevó la temperatura. Cuando me preguntó ‘¿y cómo de intenso?’ yo ya sabía que lo tenía en el bote.

Más microrrelatos

Novelas de osos

Ya disponible mi nueva novela de osos: ‘Diez gorditos’

Una extraña invitación. 

Una mansión aislada. 

Una improbable reunión de viejos amigos. 

Un peligro invisible. 

Un misterio que resolver. 

Palabra de Oso celebra su décimo volumen con un irresistible enredo erótico-festivo, un homenaje travieso y desenfadado a la gran Agatha Christie y a las clásicas novelas de misterio. Diez gorditos es el número más especial de toda la colección: más páginas, más carne, más sexo y un inesperado reencuentro con un montón de adorables personajes que regresan del pasado para poner a prueba la resistencia del incombustible Marc Kaplan.

Quiero mostrar mi más sincero agradecimiento a Gianorso por la preciosa fotografía que ha servido de base a esta portada tan especial. Grazie Gianni!

Puedes comprarla en formato digital y en papel a través de Amazon y iTunes.

Lee el primer capítulo de Diez gorditos.