En la bañera con Burl Ives

The Spiral Road (1962) es una de esas películas que hubiera caído por completo en el saco del olvido de no ser por una célebre escena de baño compartido entre sus dos protagonistas, Rock Hudson y el bear icon Burl Ives. Por lo que sabemos, ver sus 145 minutos de metraje resulta una proeza poco aconsejable, un devenir religioso/existencial entre dos médicos holandeses tratando la lepra en las indias orientales. Mi buena acción del día consiste en capturar la serie de imágenes de tan homoerótica escena y compartirla con mis queridos lectores. Con todo, la película no resulta tan descabellada, yo por un Burl Ives soy capaz de enfrentarme al paludismo, recuperar la fe y compartir bañera si hace falta.

Burt Reynolds como estado mental

tumblr_mnopmrBWaL1ss6i1no1_640.jpg

Burt Reynolds nos ha dejado y desde Palabra de Oso queremos rendirle nuestro pequeño homenaje. Bob Flesh sintetiza en cinco puntos básicos por qué siempre amaremos a Burt. 

1. Porque era un seductor nato, consciente de su belleza pero con una gran capacidad para reírse de sí mismo. No le importó compartir una escena de ducha con Mel Brooks y Dom DeLuise en “Silent Movie” (1976) ni aparecer desnudo a doble página en el mítico número de Cosmopolitan. Bueno, de esto último sí se arrepintió, pero nosotros no nos lo acabamos de creer. 

tumblr_o97lbgEOTA1rdi7wyo1_1280.jpg

2. Porque durante los años setenta se convirtió en la quintaesencia del macho made in USA, una fantasía en jeans ajustados y de pelo en pecho que se coló en los sueños húmedos de muchas y de muchos. Su bigote característico y su maneras de macho man se convertirán en un referente de primer orden para la subcultura bear.

Captura de pantalla 2018-09-07 a las 11.08.22.png

3. Porque su carrera ejemplifica la típica trayectoria molona en el contexto de Hollywood, vasta, inabarcable, irregular, llena de éxitos y de tropiezos. Televisión, serie B, comedias de éxito, action packed films, estatus de superestrella, decadencia y final. Nos encanta su vis cómica y su complicidad con chub actors como Dom DeLuise. También nos encanta su gusto por las comedias tontas, desde Los caraduras (1977) hasta Los locos de Cannonball (1981) pasando por La casa más divertida de Texas (1982) o Interferencias (1987). 

tumblr_nuu4vpc8Cc1qlmu8mo1_1280.jpg

4. Porque nos gusta mucho “Deliverance” (1972), una cruda radiografía de la masculinidad que marcó nuestra adolescencia de un modo definitivo. Si no la has visto todavía, ya tardas. 

tumblr_penl9rDhxi1so2beyo1_1280.jpg

5. Porque de no haber existido habríamos tenido que inventarlo. Burt es más que un actor, que un sexy-symbol o una star. Burt Reynolds es (y siempre será) un estado mental. Hasta la vista, compañero. 

tumblr_mx5u9cPt521t55o2zo1_500.jpg