El cielo en la tierra

Captura de pantalla 2018-07-03 a las 16.20.46.png

«Todo empezó como un juego regado por el alcohol. Me dijo que si a los maricas les gusta tanto es por algo y que no había que darle demasiadas vueltas. Estaba cachondo como un demonio y no había ninguna mujer cerca. Me lavé en la ducha, no porque quisiera sino porque él me lo pidió. Al salir, me esperaba en pelotas en el salón con una erección que era dos veces la mía. Los huevos le colgaban y se balanceaban con un movimiento pendular. Me pidió que me bajara los pantalones y que me colocara a cuatro patas contra el sofá. Obedecí y le ofrecí mi culo. Estaba jodidamente excitado por la novedad, pero también acojonado por si me hacía daño. Primero lamió aquel agujero que nadie antes me había lamido, ni siquiera mi mujer, y consiguió que me relajase de una puta vez. Estaba borracho y eso me ayudaba. Mi ojete virgen empezó a desear aquel enorme pollón a sabiendas de que me iba a destrozar por completo. Pero la cosa curiosa era esa: aún sabiendo que me iba a reventar —era más que evidente que aquel grueso tronco no podía entrar por allí— mi agujero casi parecía hablar, suplicar porque se ocupase de llenar aquel vacío. Joder, sentía una quemazón insoportable. Me dije a mí mismo que era una ocasión única y que no la podía dejar pasar. El tipo lo había hecho otras veces y siempre había salido bien. Su voz sonaba muy segura, como si le quitara importancia a la situación. Introdujo un par de dedos empapados de lubricante con bastante facilidad. Me dijo que si entraba el tercero todo iría bien, pero fueron cuatro dedos los que me metió. Los sacó de allí y los sustituyó por su mazo de carne. Estaba tan duro que fue entrando muy poco a poco. Cuando ya debía de faltar poco empecé a quejarme pero él aprovechó para meter el resto del tronco de una tacada. Entonces OCURRIÓ. Empezó a darme por el culo sin importarle las burradas que yo dijera y a partir de entonces perdí el control por completo porque me puse a llorar de gusto. Si quiero contarte esta historia es precisamente por esto, no tienes ni puta idea de las sensaciones que me hizo sentir aquel cabrón, hizo conmigo lo que quiso y me hacía gozar tanto que dejé de preocuparme de si mi polla estaba tiesa o no, de si me estaba reventando o de si aquello era algo que estaba mal. Empezó a escupirme en la espalda y a zurrar mis nalgas. Yo había dejado de estar en aquel salón, contra aquel sofá. Mi cuerpo era una gelatina que se sacudía y cuando empezó a usar sus caderas sin compasión, mi polla empezó a eyacular pesados chorros de esperma que cayeron sobre mis pies descalzos. Entonces me la sacó, se quitó la goma y empezó a descargar su leche caliente sobre mis nalgas, mientras yo me desmoronaba y la sentía aterrizar sobre mi carne. Me había usado como a una puta y lo peor de todo es que me había gustado. Y mejor haré callándome la boca porque me doy cuenta de que estas historias —por mucho que uno lo intente— nunca le hacen justicia al momento original. Son ridículas. La única duda que me quedó después de aquello es por qué los tíos seguimos empeñados en eso de ‘mi culo no se toca’. Es como decir ‘no quiero experimentar el cielo en la tierra’. No tiene ningún sentido».

Anuncios

Fantasía compartida

the underwearbear.jpg

Le dije que no había nada malo en comerse veinte pollas tiesas una detrás de otra, con la tranquilidad que da tener una en cada mano mientras terminas con la que tienes en la boca. Todos esos hombres desnudos exhibiendo sus tremendas erecciones, masturbándose y deseando que les llegue el turno. Cada descarga en la garganta es un subidón que te electriza, me dijo. Ya me lo figuraba, respondí. Tantas pollas jugosas y esos testículos pesados de macho que te prometen el elixir de la vida y te lo ofrecen de un modo generoso. Es una fantasía compartida por muchos hombres, también por algunos maricas.

Ya disponible la nueva novela de Bob Flesh

BFL copia.jpg

Si te gustan las historias eróticas protagonizadas por osos, gorditos y cazadores estás de enhorabuena porque ya está disponible en cualquier lugar del planeta (via amazon) Big Fat Love, la nueva novela de la pionera serie Palabra de Oso, tanto en versión digital como en formato físico.

¿Qué es el amor? ¿Funciona el poliamor? ¿De qué hablamos cuando hablamos de throuple? ¿Está en crisis la pareja? ¿Cree usted en las relaciones abiertas? ¿Y en las cerradas? ¿Es posible enamorarse de un culo? ¿Es el fetichismo una forma de amar? ¿Por qué lo llaman sexo cuando quieren decir amor? Estas son algunas de las preguntas que desfilan a lo largo de las páginas de Big Fat Love, un adictivo viaje a los placeres del sexo que estimulará tu imaginación como nunca antes has experimentado. 

En esta ocasión, Marc y su marido Theodor se verán inmersos en un tórrido enredo en la soleada Fort Lauderdale, un paraíso gay en el que lo más fácil es dejarse caer en brazos de la tentación. ¿Saldrá ilesa su relación de esta aventura? Deberás sumergirte en un océano de amor y sexo entre osos peludos y apuestos cazadores si quieres conocer la respuesta.

Puedes leer el primer capítulo aquí y puedes comprarla a través de amazon.

Por cierto, la preciosa foto de portada es obra de Iván y Gabo. Gracias por vuestro arte y por ser tan estupendos <3.

Dáselo

tumblr_billyrubinxxxm.jpg

Recuerda que lo que más le gusta es que lo usen, quiere vivir la fantasía de ser una puta obediente, su mente sigue obsesionada por la idea del pecado, de ahí que follar con él resulte tan intenso. En cuanto lo veas, pídele que se quite esos vaqueros que le oprimen y también esos calzoncillos blancos de algodón que te recuerdan a un pasado analógico. Pídele que se agache contra el escalón de modo que pueda ofrecerte su culo cómodamente, verás que sus nalgas son suaves y tienen un tacto casi infantil, lo cual las vuelve más excitantes. ¿Qué quieres que te diga? Yo las prefiero a unas nalgas peludas. Te lo digo en serio, si escupes sobre ellas tu mano las sentirá como una carne apetitosa. Por descontado, tiene la convicción de que su deber es satisfacer al macho. No dudará en hacer lo que le ordenes. Si aceptas un consejo, susúrrale cosas sucias al oído mientras se la clavas: lo tendrás completamente a tu merced. Llámalo por su nombre y recuérdale lo que espera de ti. Dáselo.