El año del navegante

IMG_8482.JPG

Termina el año y no está de más hacer un pequeño balance de lo que ha supuesto este 2017 para esta aventura que tantas alegrías me está dando, a mí y a todos aquellos lectores repartidos por todo el mundo que me escriben mensajes de agradecimiento por los buenos momentos proporcionados por las aventuras de Marc y Theodor Kaplan a lo largo de la serie Palabra de Oso.

Quiero aprovechar este espacio para transmitirles mi deuda para con todos ellos porque su entusiasmo es mi entusiasmo, en definitiva, el verdadero combustible que impulsa este proyecto pionero empeñado en crear un imaginario erótico y sensual para todos aquellos que amamos a los tipos grandes, rotundos y robustos, sin olvidarnos tampoco de la diversidad de cuerpos y de la felicidad que encontramos en celebrar un gusto amplio que escape de la norma estética establecida.

Precisamente, una de las palabras clave que se perfila en nuestro horizonte de manera cada vez más nítida es esa: diversidad. Uno de los propósitos con los que abordamos el nuevo año es el de abrirnos aún más a la diversidad, mantener el espíritu Palabra de Oso pero tratando siempre de abrazar la variedad de cuerpos y deseos que encontramos a nuestro alrededor.

cabecera FACEBOOK - PdO#7.jpg

Este año que se despide me deja con la sensación de que me queda mucho por decir, de que los ánimos siguen muy arriba y de que me sigo divirtiendo horrores con esta aventura. La primavera pasada publiqué la que de momento es la última novela de la serie, El navegante de los sueños, la octava entrega ya y que lejos de anunciar un final de etapa más bien anuncia lo contrario. Aún me queda mucho por contar.

Otra de las satisfacciones que me ha traído este año que termina es disponer del tiempo necesario para seguir actualizando esta web y seguir alimentando el debate en torno a lo que podríamos denominar cosas de osos. También me he dado el gusto de ir ampliando el universo Palabra de Oso a través de una serie de microrrelatos que seguiré publicando desde aquí. De modo que el universo PdO se expande y lo seguirá haciendo a lo largo del próximo año, en el que prometo nueva novela (para la primavera) y pequeñas ficciones paralelas que irán aumentando el tórrido imaginario de Bob Flesh.

IMG_8519 (1).JPG

En el 2018 se cumplirán cinco años de la publicación de mi primera novela, Todo empieza en Nueva York. Un periodo lo suficientemente amplio para reafirmarme en la intuición que me llevó a ponerme en marcha –hacen falta ficciones literarias hechas a la medida de todos aquellos que amamos una gran diversidad de cuerpos– y me comprometo a continuar disfrutándola con vosotros.

Porque Bob Flesh quiere follarte con la mente, acércate, ven, gocemos juntos, está tan caliente que podrías quemarte, sigamos navegando por las excitantes mareas del placer a lo largo y ancho del nuevo año.

Feliz 2018 para todos.

Anuncios

Novedades Palabra de Oso

tumblr_nk3ndqOav91u8vb81o1_500.jpg

Para la primavera una gran nube de amor se ceñirá sobre nuestras cabezas y anunciará la llegada de una nueva novela de Palabra de Oso. Tratará sobre el amor entre hombres grandes y peludos, el poliamor, los throuples y sobre la posibilidad de enamorarse del culo más hermoso del mundo. Vigila los cielos, esa gran nube se aproxima hacia ti.

¡Nuevo Palabra de Oso!

 

En efecto, la larga espera ha terminado.

Ya está aquí El navegante de los sueños, volumen 8 de la serie Palabra de Oso. Casi 200 páginas de tórridas aventuras en el que es el libro más extenso de toda la serie. Tras dos años de sequía osuna, Marc y sus nuevos y viejos amigos vuelven por fin a la vida. Os agradezco de todo corazón vuestra paciencia y fidelidad. Creo que esta nueva entrega no defraudará a nadie.

¿Y si pudiéramos decidir lo que soñamos? ¿Y si esos sueños fuesen indistinguibles de la realidad pero no estuviesen sometidos a sus normas? 

Un extraño mensaje de un inquietante doctor conducirá a Marc Kaplan hasta Hawái. Allí, rodeado de palmeras y playas paradisíacas, deberá sumergirse en el fascinante universo de los sueños lúcidos para intentar ayudar a su viejo amigo Joel. Pero no todo serán orgías sin límites y placeres oníricos. La lucidez también tiene un reverso tenebroso, y Marc tendrá que descubrir la causa y el culpable de un crimen espantoso y desgarrador. Aunque no estará solo en esta trepidante aventura en la que la carne soñada y el deseo real se funden en un nuevo universo sin límites.

Puedes leer el primer capítulo aquí.

Y como siempre, está disponible en papel y en formato digital en Amazon y en iTunes. Puedes adquirirlo aquí.

Comunicado de Bob Flesh

Estimados lectores, amigos y seguidores:

Habréis notado que últimamente me prodigo poco por estos mundos digitales, y la razón no es otra que la falta del tiempo y la energía necesarios para mantener vivos estos foros, planteando temas, debates y cuestiones de interés para la comunidad osuna como he venido haciendo durante estos años.

Esa falta de tiempo y energía también es trasladable a mi otra faceta, la que dio origen a todo, la de escritor de novelas, la de autor de esa serie pionera en la narrativa española que tan bien conocéis: Palabra de Oso. Perdonad tanto circunloquio, en realidad escribo este post para comunicaros que el volumen 8 de la serie va a tardar más de lo previsto en ver la luz. De hecho, ya hace tiempo que debería estar publicado, pero mis otras obligaciones, las que me dan de comer y pagan mis facturas, me impiden en este momento volcar toda mi creatividad en escribir una nueva historia.

Pero podéis estar tranquilos, Palabra de Oso no está ni mucho menos muerto. Marc, Theodor y compañía siguen muy vivos en mi interior. Puedo sentirlos arañando mis entrañas, luchando por volver a salir al mundo, retorciéndose dentro de mí en busca de nuevas aventuras que a veces asaltan mis neuronas en los momentos más inesperados. Aunque quisiera, no podría matarlos. Quién soy yo para quitar la vida a unos seres a los que una vez di a luz pero que ya no me pertenecen, que poseen sus propias vidas independientes y, reconozcámoslo, mucho mas interesantes que las de la mayoría de nosotros.

Así pues, me disculpo por este largo silencio y os pido paciencia. No sé cuánto tiempo pasará, espero que no demasiado, pero os prometo que volveréis a disfrutar de las apasionantes y tórridas aventuras de Marc, Theodor, Joel, Ginny, J.R., Oswaldo, Hans Mayer, Wolf,  Smog, Armand y Maurice, Carlos Bakunin, Bert, Leo Cunningham, el profesor Quisenberry y un larguísimo etcétera. Todos ellos son mis hijos, mis padres, mis amantes… mis amigos. Volveréis a saber de ellos.

Un abrazo peludo y carnoso.

Bob Flesh