All Things Durning

Captura de pantalla 2015-09-21 a la(s) 12.18.39

Algún día propondré un canon de mis actores oso favoritos, de momento voy tropezando con cosas curiosas como este tumblr dedicado al orondo Charles Durning, uno de esos secundarios con pedigrí que reclamaron mi atención desde temprana edad. Siempre resulta divertido —y en cierto modo reconfortante— descubrir este tipo de cosas, es decir, pensar que no estás solo en el universo.

tumblr_nuunta9ztm1rlfs60o2_1280

tumblr_nuunta9ztm1rlfs60o7_1280

tumblr_nuunta9ztm1rlfs60o3_1280-1

Quizá en un pequeño pueblecito de Utah alguien dedica los ratos sueltos a elaborar un generoso archivo de imágenes sobre un memorable actor de reparto a quien el paso del tiempo se está empeñando en diluir en la nada. Charles Durning arrancó su carrera como actor de teatro para dar muy pronto el salto al cine. Su físico rotundo le servía lo mismo para interpretar papeles de rudo agente de policía como de divertido contrapunto en comedias de corte familiar. Sus ojos gris ceniza le proporcionaban a uno la sensación de poder sumergirse en su atractiva placidez, su aplomo y buen hacer estaban fuera de toda duda. Celebro que pese a habernos dejado hace ya unos años, su recuerdo permanezca. Bienvenido sea este tumblr pese a sus cutrones fotomontajes eróticos. En serio, ¡no hacían falta!

Captura de pantalla 2015-09-21 a la(s) 12.40.38

Anuncios

La revancha del Power Bottom

tumblr_nlw37oCVaK1qhlqtlo1_1280

“Nunca le enviaría una petición de sexo a un versátil”, me decía Nabil, uno de mis últimos amantes, un hermoso gordito londinense pasivo declarado. “En la práctica, la mayoría de los que se definen como versátiles acaban revelándose como pasivos exclusivamente, no me interesan”. Las palabras de Nabil me dejaron pensativo. Vivimos en una época en la que desde diferentes frentes de la comunidad LGBTQI se aboga por la extinción de las etiquetas en favor de una concepción utópica de la sexualidad en la que la diversidad y la tolerancia marquen el signo de los tiempos. Ni masculino ni femenino sino todo lo contrario. Ni activo ni pasivo sino todo lo contrario. La idea es no abundar en las categorías tradicionales, acabar de una vez con lo que tienen de construcción cultural heredada. Todo muy bonito, sí, pero ¿acaso nos estamos pasando?

tumblr_njp1dgvnaq1tbpiepo2_500

Hay quien afirma que al patentar etiquetas como “bear”, “chubby”, “activo” o “pasivo”, “gay” o “hetero” estamos simplificando y alimentando un estereotipo que, a la larga, se torna excluyente. ¿Podrían estar en lo cierto? Probablemente, pero a todas luces vivimos tiempos muy difíciles para dejar las etiquetas a un lado. ¿No es así? De hecho vivimos en la época dorada de las apps de folleteo (¡si hasta la comunidad hetero disfruta de ellas!), unas apps cuya estructura y funcionamiento se articula a través de la existencia misma de las etiquetas. Y yo me pregunto, ¿acaso no viene a ser una manera de entendernos?

tumblr_nmgb7gKPLj1rsif8fo1_1280
Dos días después de despedirme de Nabil, me encontraba en la cama con un par de osos fornidos y redondos. Uno de ellos, Tomeu, pasivo para más señas, se lamentaba: “He dejado de quedar con versátiles. Al final siempre resulta que de activos no tienen nada, no son versátiles para nada, solo pasivos”. En apenas unos días volvía a encontrarme casualmente con el mismo razonamiento, y por supuesto, ello me empujó de nuevo a los brazos de la reflexión. La descripción del panorama sexual ofrecida tanto por Nabil como por Tomeu coincidía en una cosa, en la necesidad de usar las etiquetas, y sobre todo, ¡de usarlas bien!

tumblr_mjt96u6bkl1qlsj9yo1_1280
“Hay versátiles que se definen como tales y en sus perfiles solo muestran fotos de su culo en pompa, ya me dirás tú lo que significa”, me comentaba Tomeu mientras me permitía reposar mi pierna sobre sus rechonchas nalgas recién folladas. Todo ello seguía apuntando en la misma dirección: en el mundo del folleteo más vale que seas claro, sincero y directo y sepas usar debidamente las etiquetas. Esto es algo que choca frontalmente contra las pretensiones de la teoría queer en particular y las teorías sobre el carácter performativo del sexo/género en general. Aquí hay algo que no encaja y de lo que pueden derivarse una larga serie de debates: ¿son tan malas las etiquetas? ¿hay algún problema en que alguien se defina como ‘activo’ o ‘pasivo’ sin más? ¿existe un desencuentro entre la teoría queer y lo que pasa en tu cama? ¿son los ‘pasivos’ quienes — tras ser minusvalorados o directamente vilipendiados por la tradición histórica— están estableciendo las reglas del renacido juego sexual versión 2.0.? Y se ocurre otro más, ¿es que nadie quiere meterla?

tumblr_nt3rbxjEdr1r1cj5xo1_1280

“No soporto cuando se definen como empotradores de 20 cm y luego ni siquiera se les levanta”, continuaba Tomeu tumbado boca abajo en su amplia cama de matrimonio. La luz solar se derramaba por la habitación como una cascada furiosa. A través de la ventana pude divisar una zona boscosa de cruising de las afueras de Vilanova i la Geltrú. “Hace poco me hice unos buenos kilómetros para follar con un activo y tuve que volverme a casa como había venido”. El enfado y la decepción subyacen bajo sus palabras. Tomeu lamenta seriamente esa falta de exactitud en el uso de las etiquetas.
Luego estarán las voces que clamarán contra la importancia que suele concederse al acto de la penetración. Mirad, ese ya sería otro debate. Hasta donde yo sé la penetración viene siendo una opción francamente interesante, pero no la única, totalmente de acuerdo.

1469803_452668774842836_407914494_n
Otra lectura que podemos hacer de algunas de las cuestiones aquí planteadas es que la figura del Power Bottom se está sacudiendo por fin todo resto de vergüenza o timidez y está mostrando sus cartas con innegable orgullo y asertividad. La revancha del Power Bottom viene pisando fuerte y es poco amiga de las tonterías habituales. Ellos tienen el poder, te pedirán cuentas y te harán sudar, siempre pedirán uno más antes de que salgas por esa puerta. Deja de marcarte faroles, no seas ridículo, desenfunda tu polla tiesa y demuestra que… usas las etiquetas correctamente de una jodida vez.