Adiós al año que escribió Stephen King

Las malas lenguas dicen que 2020 ha sido ese año que parece haber sido escrito por Stephen King. Sea como sea, ha sido el primer año de la pandemia y solo nos cabe desear que el segundo sea mejor. No pienso aburrir a nadie con las reflexiones de Bob Flesh sobre un año tan controvertido. Por aquí hemos continuado con nuestras rutinas y hemos seguido construyendo este universo Palabra de oso que se alimenta tanto de mis novelas o microrrelatos como de las cosas interesantes que suceden alrededor de la causa bear. La vida continúa y siempre lo hará. Seguimos descubriendo cosas que merecen nuestro interés y, mientras otras desaparecen, también están aquellas voces o artistas que permanecen y nos ofrecen regularmente una nueva explosión de creatividad. No me apetece enumerar nombres, este año me encomiendo a la nube de imágenes. Son cosas que han pasado por esta web. Sigue dándole al scroll si te has perdido alguna.

Para mi gusto, durante este año el capítulo dedicado al obituario ha sido demasiado abultado. En pocos meses, nos han dejado tres iconos fundamentales como son los actores Brian Dennehy, Wilford Brimley y Allen Garfield. Una gran pena a la que hemos correspondido con merecidos homenajes y algo que, a la postre, queda compensado por su inmortal legado, unas actuaciones y unas películas sobre las que volveremos una y otra vez. Es lo que tienen los iconos, que son inmortales. Por mi parte, he publicado Ceremonia secreta, la novela número 11 de mi serie Palabra de oso. Como las anteriores, me está dando muchas alegrías y sigo calentando motores para nuevas entregas. También he continuado con algo que me encanta, como es la sección Entrevistas Palabra de oso. Siempre es un placer compartir las experiencias de los demás. Hay mucho por hacer todavía. A veces me da la impresión de que, aunque pueda parecer lo contrario, esta cosa de los osos sigue siendo marginal, algo muy excluido del implacable mainstream. Soy un pesado con esto, pero creo que tengo motivos. Los hombres gordos y el amor que profesamos a sus hermosas y sensuales formas sigue siendo excluido por la así llamada Cultura oficial. En ese sentido, creo que el trabajo de todos vosotros, como el de esta web, sigue teniendo mucho sentido. Tenemos que seguir peleando por conquistar nuestro espacio y dejar de justificarnos por nuestra falsa condición de rara avis. Lo único que queremos es diversidad de todo tipo, de género, te tamaños y pelajes.

Y la cosa no se para. Termina este año de la pandemia pero siguen pasando cosas. Una especialmente bonita está a punto de ocurrir y será el primer post del 2021. Y tengo otras pendientes. Cosas muy molonas. Tenemos que seguir creando referentes y ampliando un lenguaje del deseo común. Es natural. Yo al 2021 solo le pido que me devuelva parte de la sensualidad de la que me privó tanto confinamiento porque las experiencias son el mejor complemento de la imaginación. La imaginación es la mejor herramienta para todo artista o creador pero la experiencia es la sal y la pimienta. Así que si le pido algo al que será Año 2 de la pandemia es que nos vaya devolviendo ese campo siempre fértil de la experiencia. Porque para la introspección y el confinamiento siempre hay tiempo.

Dicho esto, solo quiero dar las gracias a todos aquellos que han colaborado de un modo u otro con esta web a lo largo de este año y expresar el deseo de seguir encontrándonos todos, creadores y curiosos, por aquí.

Bob Flesh os desea lo mejor para este 2021 🥂

La pincelada de Kenney Mencher

“Maestro de la pintura queer y homoerótica, centrada en leather daddies, osos, otters y twinks. A veces pinto imágenes nostálgicas del siglo pasado, mujeres y otros asuntos sobre la cultura pop. Soy un profesor de historia del arte y estudio artístico retirado”. Así se presenta el artista norteamericano Kenney Mencher (Brooklyn, NY, 1965), instalado en Palo Alto, un pintor cuyas aportaciones a la subcultura bear, en su mejores momentos, poseen un sello original que lo aleja de los cauces habituales. Su rasgo más común es el visible trazo en sus pinturas al óleo en un intento por capturar la sensualidad de la figura humana y otorgarle una fisicidad propia.

En ocasiones su trabajo se centra en el mero estudio anatómico y en otras reclama una narrativa propia que potencia la capacidad de fascinación del conjunto. De carácter prolífico, dentro de su vasta obra encontramos trabajos que atraen nuestro interés más que otros, pero más allá de esa condición irregular, cuando acierta lo hace de manera notable. Vale la pena echar un vistazo a lo que tiene que ofrecernos y perderse un rato por su particular sensibilidad.

Web

Instagram

Facebook

A ver si te enteras de una vez

Un microrrelato de Bob Flesh:

“¿Es que no lo ves que te quiero follar? ¿No supiste leerlo en mi mirada cuando te cruzaste en mi camino? ¿Acaso despegué mis ojos del océano de los tuyos? Soy un libro abierto, ¿es que no lo ves? Mis pupilas hablaban de cosas sucias y de amor rápido, tenían toda la intención. Pies descalzos, mis caderas entre tus piernas, sube el culo un poco más. ¿Es que no lo ves que te la quiero clavar? ¿Qué vas a hacer? Vas a llorar. Tu cuerpo ya lo sabe, gózalo y déjame hacer, a ver si te enteras de una vez.”

Más microrrelatos eróticos

Novelas de osos

Entrevistas Palabra de Oso: Alexis Cortijos-Lesté

Gianorso ©

Cualquier amante de los osos que frecuente redes sociales como Instagram, estará familiarizado con la figura de Alexis Cortijos-Lesté. No se me ocurre una persona más entrañable a la hora de poner su cuerpo al servicio del arte y de la belleza fuera de los cánones oficiales. Nunca he conocido a ningún modelo artístico tan vocacional y entregado como Alexis, siempre dispuesto a explorar nuevos terrenos de sensualidad delante de la cámara, en la superficie de un lienzo o en las formas de una escultura. Llevaba mucho tiempo con ganas de saber más de él y no me ha sorprendido nada descubrir que Alexis es un reflejo diáfano de lo que transmiten las obras en las que aparece. Bonito, sensual, apacible, creativo, inquieto y al alcance de cualquiera. Así que ha sido todo un gustazo compartir un rato con él.

¿Quién es Alexis Cortijos-Lesté? ¿Cómo te definirías? 

Me definiría como un oso francés, militando por la visibilidad de los osos en la Comunidad LGBT y en la vida en general.

Vives en Francia pero hablas muy bien español. Cuéntanos.

Soy francés. Pero mis abuelos paternos eran republicanos españoles refugiados en Francia. Además, mi abuelo materno, francés, era profesor de español. Yo estudié castellano desde el colegio durante 13 años. 

Olivier Parent ©

¿Cómo empieza tu carrera de modelo artístico? 

Por casualidad. Un día vi una foto en Facebook, con una mujer enorme y muy sexy. El artista buscaba personas con físicos de todo tipo para su obra.Y así acabé posando desnudo por primera vez. De eso hace diez años. 

La desnudez te resulta muy natural, ¿siempre ha sido así? ¿qué es lo que más te gusta de posar para un artista? 

Sí, ahora es natural, pero al principio me resultaba mucho más difícil, sobre todo con mujeres artistas. Lo que me gusta más es posar para nuevas obras, encontrar nuevos artistas, atravesar nuevos universos artísticos.

Mehdi Khalvati ©

También has modelado para pintores y escultores, ¿cómo llevas lo de posar durante largas sesiones? Me han dicho que es más duro de lo que parece.

Sí, es muy duro. Tienes que mantener poses incómodas durante largo tiempo (entre 5 min y una hora). A veces, el dolor es increíble. Pero pienso en el resultado y todo está bien. 

Eres todo un muso, has trabajado con muchos artistas. ¿Cómo surge tanta actividad? ¿Es que todos tus amigos son artistas?

Sí, he trabajado con más de cien artistas. No sé exactamente con cuantos y ahora muchos son mis amigos. Pero no puedo explicarte su interés por trabajar con un gordo oso como yo. 

¿Cómo es la química con los artistas? ¿Qué esperan de ti? 

Los artistas son diversos. Algunos son amigos y otros no. En la vida la química se da con determinadas personas. Pasa lo mismo en esta relación artista/modelo y, en mi opinión, es algo que se nota en la obras. La química se ve, se lee en la obra.

Fred ©

Has posado con flores en la barba, con mariposas en las nalgas, disfrazado de vikingo, de Capitán America, de dios griego, ¿qué es lo más extraño o inesperado que has vivido durante una sesión?

Nada me parece extraño. Casa artista tiene su universo y me encanta cambiar de universo cada día, cada semana. A veces soy yo quien propone cosas extrañas y los frutos de esa colaboración muchas veces son increíbles. 

¿Te han propuesto (o has hecho) alguna vez una sesión abiertamente erótica? ¿Te animarías a hacerla?

Todas las obras me parecen eróticas. Depende del público, ¿no?Lo que no quiero hacer es pornografia sin que resulte estética. Pero el erotismo, por supuesto, es mi universo, en cada obra…

Bel Photo ©

Sin duda, la sensualidad es una constante en muchos de tus trabajos. ¿Has encontrado el amor durante alguna sesión de fotos? 

Sensualidad y erotismo forman parte de mi vida y de mi trabajo. Muchos artistas con los que trabajo lo tienen muy presente. El amor lo encontré hace ya veinte años. 

¿Hay más facetas artísticas en tu vida? Me parecería muy natural que también fueses actor. Me gustaría verte en una película de Alain Guiraudieu. 

Sí, hay muchas… Figurante en películas, cantante, bailarín. Por ejemplo, pueden ver en YouTube una creación de 2017 (TDB Let’s get crazy) en la que aparezco cantando y bailando. Si quieres reír, sonreír y montar una fiesta entre osos y amadores de osos, cuenta conmigo. Y si conoces a Alain Guiraudie, dile que estoy de acuerdo y que quiero hacer una película con él.

Tienes un tatuaje de un oso en la nalga derecha, ¿frecuentas los bares o fiestas de ositos?

A veces sí, en situación normal, sin Covid… En París siempre me paso por el famoso Bear’s Den. Son mis amigos, mi familia, mis compañeros de lucha por la visibilidad y por la causa LGBT en general.

¿Cómo es el hombre ideal para Alexis Cortijos?

Un hombre como tú… educado, inteligente, abierto, curioso. Un hombre al que le gustan los osos. Un hombre que acepta mis actividades artísticas. Un hombre como mi marido.

Olivier Autissier ©

Muchas de tus fotografías celebran la sensualidad en plena naturaleza. ¿Te gusta hacer el amor al aire libre?

Sí, mucho, las caricias del aire, del viento, del sol, de la lluvia, del hielo o de las flores, de la hojas de árboles, todas estas caricias tienen algo terrible, erótico, libre, excitante. ¿No te parece?

De hecho, me acabo de excitar. Quiero decirte que me gusta mucho tu cuerpo, tu torso, tu culo y la geometría de tus formas, a veces me recuerdas al Dios Neptuno pero en versión terrenal. ¿Crees que ser modelo fotográfico es una buena manera de aceptarse uno mismo? 

Sí, y la campaña #BodyPositivity lo demuestra. Aceptar tu cuerpo es aceptarte a ti mismo. A veces, me encuentro bonito o sexy y eso me gusta, eso me da fuerza. 

Catherine Vaes ©

Me imagino que la gente te escribe a menudo para comentar tus fotos. ¿Qué reacciones despiertan tus trabajos entre tus seguidores?

Sí, tengo muchos seguidores.En realidad, hay una mitad que mira mi cuerpo como objeto de culto, se enamoran de este cuerpo, de este personaje creado por los artistas. Pero hay otra mitad que se fija más en la obra, en lo artístico. Sin embargo, pocos conocen a Alexis, el tímido y secreto Alexis.Hay que leer las reacciones en mi Instagram @cortijosleste para darse cuenta.

Muchas gracias por dedicarme unos minutos, Alexis. No sé si conoces mis novelas de osos, pero sería bonito hacer una colaboración algún día y tenerte en alguna de mis portadas. ¿Te apetece el plan?

Por supuesto que me apetece. Me encantaría trabajar contigo y ser uno de tus personajes. Tenemos que encontrarnos y te contaré mi vida secreta y… íntima… de oso francés militante.

Mmmm, sí, cuéntaselo al viejo Bob. Un beso enorme, Alexis.

Alexis Cortijos-Lesté Instagram