Fantasía compartida

the underwearbear.jpg

Le dije que no había nada malo en comerse veinte pollas tiesas una detrás de otra, con la tranquilidad que da tener una en cada mano mientras terminas con la que tienes en la boca. Todos esos hombres desnudos exhibiendo sus tremendas erecciones, masturbándose y deseando que les llegue el turno. Cada descarga en la garganta es un subidón que te electriza, me dijo. Ya me lo figuraba, respondí. Tantas pollas jugosas y esos testículos pesados de macho que te prometen el elixir de la vida y te lo ofrecen de un modo generoso. Es una fantasía compartida por muchos hombres, también por algunos maricas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s