Vámonos

tumblr_n8lsltctBC1qmm597o1_540.jpg

Se encontraron en el café de la estación. Jürgen había tomado un vuelo desde el aeropuerto de Amberes y durante el viaje sus escasos cabellos se habían revuelto de forma cómica, otorgándole el aspecto de un director de orquesta irascible. Había dejado en Bélgica a su mujer y a sus dos hijos pequeños. Le esperaba un congreso sobre traducción y alguna que otra alegría paralela. Le pidió a la camarera un café corto y un vaso de agua. El chico estaba junto a él y bebía una cocacola. Su mirada atravesaba la enorme cristalera, concentrada en las complicadas maniobras de un autobús en medio del tráfico. Jürgen vestía una elegante gabardina de color crema aunque a nadie se le escapaba que su cuerpo era demasiado voluminoso como para poder abrocharla. Era dos  tallas más pequeña de lo debido y, si uno se fijaba lo suficiente, podía apreciar una pequeña mancha oscura en la solapa izquierda. El autobús desapareció por la avenida y el chico perdió interés por la escena. Se volvió hacia su acompañante y le dedicó una sonrisa de complicidad. Jürgen le habló en un perfecto castellano.
»Esta vez quiero que sea diferente. Quiero que me folles sin condón. Sentir el contacto de tu enorme polla atravesando mi culo, ensartándome sin piedad. Es muy importante para mí, no puedo explicártelo pero es algo que necesito experimentar contigo, sabes que yo no soy así pero me excitas como nadie y no es una cosa que yo vaya pidiéndole al primero con el que me acuesto. Yo estoy limpio y tú estás limpio. Podemos hacerlo. Quiero sentir tu piel contra mi piel, los chorros de tu leche saliendo disparados y estrellándose contra las paredes de mi agujero. Quiero sentirte muy duro dentro de mí y que cuando saques todo tu pollón, mi ojete se vea completamente dilatado y reventado por tus embestidas de macho, que una gota de tu jugo se deslice hasta las sábanas y quedarme derrotado y extasiado sabiendo que te llevo muy adentro. Haces que me sienta muy puta, quiero entregarme a ti por completo y que me uses a tu antojo.

Dicho esto, Jürgen se bebió el vaso de agua y se humedeció los labios con la lengua. Había hablado sin interrupción. Con disimulo, el chico se llevó una mano a la entrepierna, terminó su cocacola, dejó unas monedas sobre la barra y le dijo ‘vámonos’.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s